BULLYING LABORAL ¿CÓMO DETECTARLO A TIEMPO?

bullying laboral

Aunque no se hable mucho del tema, el bullying laboral es una realidad. El acoso en el trabajo ocurre cuando alguien aprovecha su situación de superioridad para humillar a otra persona. Se calcula que en Europa hay un 8 % de casos, sin embargo, en España es casi el doble, un 15 %. Por esta razón es un tema que no hay que tomarse a la ligera y que, en caso de detectar en la empresa un caso de acoso, hay que actuar cuanto antes. 

 

Hoy vamos a dar respuesta a todas las preguntas en torno a ese problema.

 

Primero, hay que saber exactamente qué es el bullying laboral. Se refiere a todo trato hostil o vejatorio que una persona da a otra dentro del entorno laboral. Este trato hostil se produce de forma prolongada y acaba provocando problemas psicológicos y laborales. En España se considera un delito penal. 

 

Hay varios casos en los que se puede dar el bullying laboral, por una parte de los jefes hacia un trabajador, por otra parte, entre los trabajadores y finalmente de los trabajadores hacia un superior suyo. 

 

Las empresas deben detectar y frenar cualquier tipo de acoso que se esté produciendo en sus instalaciones. Aparte de tener la obligación de proteger a sus empleados, también tienen el interés de que este tipo de situaciones no se produzcan porque también afectan a la productividad de la empresa. 

 

Consejos para detectar el bullying laboral

 

Ser testigo de una actitud o acto que atenta contra la dignidad de la persona. Ya sea de forma puntual o repetitiva. Estos actos pueden ser: actitud abusiva verbal, escrita o incluso gestual.

 

Baja el rendimiento del trabajador. Por ejemplo, si vemos que un trabajador que antes rendía al máximo pero en las últimas semanas ha bajado notoriamente, puede que se trate de acoso laboral. Una buena comunicación con el equipo será clave para averiguar si se trata de eso o no. Lo mejor es hablar con él en una situación de confianza o con sus compañeros de trabajo. 

 

Se escuchan o ven comentarios vejatorios. En muchas ocasiones los que acosan a otros trabajadores aprovechas que hay otros compañeros cerca para hacerlo. Así se sienten superiores a ellos al tiempo que les empequeñecen. Otra señal es cuando critican de forma sistemática, quieren desprestigiar al trabajador o lo difaman. 

 

Hay otros indicios que nos pueden hacer sospechar que un caso de acoso en el trabajo se está produciendo, lo más importante es estar alerta y tomar las medidas necesarias.

 

Estas medidas pueden ser avisar a los jefes o denunciar a la policía si es preciso. Si son los jefes los que producen el bullying laboral, se deberá acudir a la inspección de trabajo o recurrir a la vía penal. Lo más importante es reunir las pruebas suficientes para demostrar que el acoso se ha producido, suele ser complicado pero no imposible. Por ejemplo: reunir testigos, guardar conversaciones de WhatsApp, correos electrónicos, grabar conversaciones donde se escuche que se está produciendo el acoso, o incluso informes médicos. 

¿Qué consecuencias hay del bullying o acoso laboral?

 

Como hemos dicho antes, se trata de delitos penales, por lo que el acosador puede llegar a cumplir una pena de cárcel si se trata de un delito grave (entre 6 meses y 2 años). 

 

Para los casos menos graves, se recurre al derecho laboral, el cual determinará una indemnización por daños y perjuicios. Si el acoso se ha producido entre trabajadores, en este caso será la jurisdicción social quien se ocupe del caso. 

 

A nivel laboral, también hay una serie de consecuencias, como por ejemplo un despido disciplinario, el cual no da derecho ni a paro ni a una indemnización. Si la empresa sabía que se estaba produciendo una situación de acoso en el trabajo y no toma las medidas necesarias para prevenirlo, puede sufrir una sanción administrativa. 

 

Si el que producía el acoso era un jefe, el trabajador puede percibir una indemnización y la empresa una sanción administrativa. 

 

El bullying laboral es un tema muy serio y con consecuencias reales para el que lo produce y para la empresa. Esperamos que después de leer este artículo las empresas sean más capaces de detectar cualquier tipo de acoso y que tomen las medidas necesarias. En caso de duda, es mejor contactar con un profesional que las asesore.