CLAVES DE UN DESAYUNO 10 ANTES DE ENTRENAR

desayuno

Como ya sabemos, el desayuno es la comida más importante del dia. Aparte de aportar energía, nos da fuerza y vitalidad. Gracias a esto, podemos aguantar largas jornadas de trabajo. Por eso no debemos saltarnos nunca el desayuno. Para los que practican deporte es aún más importante. Pues les permitirá entrenar por la mañana con más eficacia. 

 

Para los que no tiene claro o tienen algunas dudas sobre cómo debe ser el desayuno antes de entrenar, hemos preparado este artículo.

 

Consejos a seguir para un buen desayuno

 

Debes comerlo 2 horas antes de hacer deporte: controlar los tiempos es fundamental. Hay que evitar comer un desayuno copioso e ir a entrenar inmediatamente después. Perdería eficacia. Para que el cuerpo pueda absorber la mayoría de los nutrientes deberemos esperar al menos 2 horas. También estaremos favoreciendo una buena digestión.

 

Incluye hidratos de carbono: Esta es una norma que siempre debemos cumplir. Los hidratos permiten sustituir el glucógeno que perdemos durante la noche y que es tan importante para poder entrenar los músculos. Los hidratos de carbono los encontramos en muchos alimentos diferentes, como por ejemplo el pan, los cereales o la fruta. Varía los ingredientes y asegúrate de que no falten en tus comidas. 

 

Las proteínas y las grasas buenas son muy importantes: estos dos nutrientes nos facilitan el aumento y mantenimiento de los músculos. Puedes comer un poco de pollo o pavo, huevos o incluso yogur para asegurarte que tienes suficientes proteínas para entrenar por la mañana. 

 

No olvides las frutas y las verduras: estos alimentos son ricos en agua y vitaminas, esenciales para el buen funcionamiento de nuestro organismo. También aportan hidratación y facilitan la reducción del colesterol malo. Una excelente forma de comerlas es haciendo un batido, además, son muy fáciles de preparar. Puedes elegir las frutas y verduras que más te gustan y pasarlos por la batidora o licuadora. 

 

El potasio y el magnesio serán tus grandes aliados: ¿sabes por qué? Porque te ayudarán a prevenir los calambres musculares. Permiten que los músculos funcionen correctamente y reducen la fatiga. Todo esto previene la aparición de los calambres tras un entrenamiento duro. El magnesio y el potasio se encuentra en los plátanos, los frutos secos, en el germen de trigo, el atún…

 

Completa tu desayuno con unas semillas: las puedes añadir a tu batido o si comes queso de untar las puedes poner encima. También las puedes añadir a tu bol de cereales.  Las semillas aportan la gran mayoría de nutrientes esenciales. Así que si cada mañana comemos un puñado, nos aseguraremos que nuestro cuerpo pueda obtener los nutrientes esenciales que necesita para pasar el día. Hay varios tipos de semillas y cada una aporta un elemento u otro. Por ejemplo, las de lino son una excelente fuente vegetal de ácidos grasos Omega-3. La quinoa, por su parte, tiene altos niveles de fibras y proteínas. Y las de chía tienen grandes cantidades de potasio y hierro. 

 

Desayunar correctamente es esencial

 

Cómo veis, por la mañana necesitamos muchos nutrientes esenciales, vitaminas y demás elementos para que nuestro cuerpo funciones. Aún más si hacemos deporte. Puede parecer complicado preparar un desayuno completo que cumpla las directrices de esta guía pero es muy sencillo. Puedes prepararte un batido con la fruta y verdura que más te guste, añade algunas semillas y lo puedes acompañar de pan tostado (mejor si es integral). Junto con un par de lonchas de jamón o pavo y tomate. 

 

Lo mejor de todo es que puedes ir variando los ingredientes. Un día puedes hacer un batido y al siguiente comer la fruta entera. También puedes hacer un café o comer un yogur. Prepara lo que más te gusta, solo te tomará unos minutos y te dará la fuerza que necesitas para poder entrenar. Eso sí, levántate con el tiempo suficiente para dejar que el cuerpo absorba la mayoría de nutrientes.