CÓMO EVITAR EL MOBBING O ACOSO LABORAL

acoso laboral

El acoso laboral es una realidad. Sucede cuando en el ámbito de trabajo, una persona trata de forma hostil o vejatoria a otra. Esto ocurre de manera sistemática y puede causar daños psicológicos y profesionales. 

Debemos afrontar la situación para acabar con ella en cuanto antes. Es algo ilegal que no debería ocurrir. En el trabajo pasamos una gran parte del día y deberíamos poder trabajar en correctas condiciones sin que nadie nos acose o haga mobbing, ya que de ello depende nuestro bienestar laboral.

No siempre sabemos qué hacer ante estas situaciones de mobbing. Para que podáis reaccionar de la mejor manera, tanto si lo sufrís en primera persona como si veis que alguien está siendo acosado, a continuación, encontraréis unos consejos para acabar con el acoso laboral: 

Qué hacer para acabar con el mobbing o acoso laboral:

 

Afrontarlo, plantarle cara: tanto si te acosan a ti como si ves que están acosando a alguien. Lo mejor para acabar con la situación es afrontar a la persona que está acosando. Esto evitará que se alargue la situación. 

Procura que haya testigos: cuando vayamos a enfrentar al acosador es mejor tener testigos. Si cuando nos acerquemos a la persona no hay nadie alrededor, es mejor no afrontarlo en ese momento. Esperaremos y buscaremos un momento en el que alguien lo pueda presenciar. Los testigos son fundamentales para tener pruebas contra esta persona. Por si la situación se agrava y para que el resto de compañeros estén al corriente de la situación. También hará que el acosador se vea descubierto y pare. Además, en caso de intervención de los superiores o de procedimiento legal, también los necesitaremos.

Sé decisivo y directo: los acosadores no suelen actuar de forma directa, buscan el anonimato o cualquier forma para protegerse. Si los afrontas de forma directa y con determinación, se encontrará fuera de lugar y sin saber cómo reaccionar. 

No seas previsible: el acosador laboral acosa porque sabe cómo va a reaccionar la otra persona, conoce su comportamiento y por eso no le tiene miedo. Muéstrate imprevisible, no reaccionar como él espera o actuar de forma sorprendente le provocará inseguridad y al final acabará por dejar el acoso. 

Evita discutir y amenazarle: es importante que cuando hablemos con él no discutamos ni le amenacemos. Si lo hacemos, el acosador podría desacreditarnos delante del resto de compañeros. Para evitar que esto pase, debemos mostrarnos fríos, directos y sin miedo. Lo mejor es no mostrar las emociones. 

Reúne todas las pruebas que puedas: consigue todos los documentos o registros que demuestren que el acoso laboral es real y que se está produciendo. Si puedes, graba las conversaciones que tengáis, guarda los emails, notas, papeles, etc. Cualquier cosa donde quede constancia del acoso. Puedes anotarlo en forma de diario con el día y la hora. 

Mejor si tienes un apoyo: afrontar este tipo de situaciones no es fácil. Tampoco es fácil encontrar apoyo porque la gente no quiere entrar en conflicto, convertirse en el siguiente o poner en peligro su puesto de trabajo, menos si el acosador es un superior. Pero tener un apoyo es fundamental para acabar con el acoso.

Debes informar: los acosadores tienen poder sobre la víctima porque normalmente, esta no suele contar lo que está pasando, porque tiene vergüenza o se siente culpable. Informar a un compañero, un superior o a la familia y amigos hará que el acosador pierda poder y nos será más fácil afrontarle.

Pedir ayuda especializada: si no conseguimos acabar con el problema o si va a mayores, lo mejor es pedir ayuda psicológica y legal para acabar con el problema. El acoso laboral es un problema real, que puede tener consecuencias en nuestra autoestima. Nos puede aislar, causar ansiedad o depresión. Contar con expertos que nos ayuden a tratar esto síntomas es vital para superarlo. Además, si necesitamos interponer una denuncia, también necesitaremos el consejo de un abogado.