EL DESHIELO DE LOS POLOS Y SUS CONSECUENCIAS

deshielo de los polos

El deshielo de los polos es una consecuencia del cambio climático de la que se ha hablado desde hace muchos años, sin embargo, en los últimos años es cuando más se está notando. De ahí la urgencia de actuar para intentar frenarlo. 

 

El deshielo es un concepto que hace referencia al derretimiento de los polos del planeta. Ambos polos están formados por enormes bloques de hielo, los cuales cumplen funciones vitales para el buen mantenimiento del medioambiente, sin embargo, el aumento de las temperaturas hace que estos bloques de hielo se derritan y se conviertan en agua poco a poco. 

 

Una de las principales consecuencias del cambio de estado del agua es que aumenta el nivel de los mares y de los océanos. Esto no sería un problema si sucediera de forma natural (ocurre de forma lenta y con suficiente tiempo como para restablecer los niveles normales de agua y hielo), como ya ha pasado anteriormente, pero cuando ocurre más rápido de lo normal, a causa del calentamiento global por culpa de la actividad del hombre, empiezan los problemas para el planeta. 

 

Por ejemplo, en la Antártida están subiendo las temperaturas de una forma excesivamente rápida. Se ha observado que el agua de esta zona se calienta más rápido que el de las otras partes del planeta. En el polo sur del planeta la temperatura ha aumentado a un ritmo de 0’17. ºC de media desde 1950, el resto del planeta lo ha hecho en un 0’1. ºC.

 

Si hacemos balance sobre el hielo del Ártico que se crea y el que se derrite, no salen las cuentas. El hielo se derrite más rápido y en mayor cantidad del que se fabrica. Desde 1979 se pierde más del que se genera de forma constante. Y eso no es todo, ya que el hielo de Groenlandia y el de los otros glaciares va por el mismo camino.

 

Otra de las consecuencias del deshielo es que la superficie de la Tierra refleja menos energía del sol, lo que, a su vez, aumenta el calentamiento global. Lo cual retroalimenta el deshielo de los polos (pero a una velocidad mayor). Cuando se produce este suceso, el nivel del mar aumenta.

 

Se ha demostrado que el calentamiento global existe y que en los últimos años se ha visto acelerado. Hay que darle la importancia que merece y actuar para frenarlo. 

 

A pesar de este deshielo, en septiembre de 2012 se alcanzó la extensión máxima de hielo marítimo, de 19’44 millones de kilómetros cuadrados. Se cree que fue gracias al viento, cuando sopla el viento, aleja el hielo de la costa y el agua se congela. El agujero de la capa de ozono del hemisferio sur también podría influir en la pérdida de hielo. 

 

Hay que saber que la mayoría del hielo de la Antártida está en tierra, cubre la superficie terrestre, de ahí se extiende al océano. Se calcula que cada año se pierden 100 km cúbicos de esta masa.

 

Sin embargo, en el Ártico ocurre lo contrario, la mayor parte del hielo se encuentra en el océano. Es un océano rodeado de tierra. Esto hace que las causas del deshielo sean diferentes. Por ejemplo, en el Ártico la causa principal es el calentamiento del agua, el desgaste del viento no afecta tanto. Desde que se tienen registros, el Ártico alcanzó el nivel más bajo de hielo en 1979. 

 

En la Antártida el glaciar más grande se llama Totten y mide 130 km de largo por 30 km de ancho, pero se está derritiendo por culpa del aumento de la temperatura del océano. Otro glaciar importante es el Smith, el cual ha perdido 2 km por año de su superficie total, en total ha perdido 35 km 

 

Desde la Nasa han avisado de que por desgracia la situación del deshielo de la Antártida es ya irreversible. 

 

Esta situación afecta a las regiones de la costa, a causa del aumento del nivel del mar se pierden kilómetros de tierra lo cual afectan a las construcciones de primera línea de mar y de ciudades como Venecia. Aunque también afecta a los animales, ellos están perdiendo sus hogares, muchas especies están desapareciendo, como los osos polares.