7 CONSEJOS PARA GANAR FLEXIBILIDAD EN NUESTRO CUERPO

ganar flexibilidad

La flexibilidad es la capacidad que tienen nuestros músculos de longitud y elongación. Desarrollar esta capacidad es lo que les permite tener un rango de movimiento más amplio. Aporta grandes beneficios, por esto es fundamental trabajarla. 

Mejorar la flexibilidad nos será útil para nuestras sesiones de entrenamiento. Porque tendremos más agilidad, más rango de movimiento de las articulaciones y podremos hacer ejercicios más complejos. Si no que también nos será útil en nuestra vida diaria, ya que nos facilita la realización de ciertos movimientos. Esto nos reduce las molestias que sentimos. 

Cuando hacemos los estiramientos al inicio y al final de cada entrenamiento estamos mejorando nuestra flexibilidad. Sin embargo, nosotros recomendamos realizar sesiones específicas para mejorarla más eficazmente. 

 

Consejos para ganar flexibilidad

 

  1. Calentar correctamente: antes de hacer ejercicios de flexibilidad es fundamental calentar de forma adecuada. Esto ayudará a preparar los músculos para el esfuerzo que van a realizar y reducirá el riesgo de sufrir una lesión por entrenar en frío.
  2. Mantener la posición entre 15 y 30 segundos: para que cada posición sea eficaz y nos permita mejorara la flexibilidad, debemos aguantar la posición sin cambiarla entre 15 y 30 segundos. Aguantar menos de 15 segundos hace que el ejercicio no resulte tan efectivo como debería. Podemos repetir cada serie de ejercicios entre 3 y 5 veces. 
  3. Debemos hacer estos ejercicios con una frecuencia adecuada: hacer una sesión de flexibilidad una vez a la semana no aporta los resultados que deseamos obtener. Para ello, debemos aumentar la frecuencia de entrenamiento. Lo ideal es hacer estiramientos todos los días. 
  4. Seguir una dieta equilibrada: la dieta es el mejor complemento a todo entrenamiento. Y para los ejercicios de flexibilidad no es ninguna excepción. Lo ideal es una dieta rica en Omega 3 (pescado azul tiene grandes cantidades de este ácido graso, como por ejemplo las sardinas o el salmón). Porque ayuda a aumentar la elasticidad de los músculos y de las articulaciones. 
  5. Hacer pilates: los ejercicios de pilates nos ayudan a mejorar la elongación de los músculos. Además, permiten que controlemos mejor la respiración y la conciencia del cuerpo. Lo que lo convierte en una disciplina ideal para este propósito. 
  6. Hacer yoga: muchas de las posturas de yoga contribuyen en la mejora de la elasticidad del cuerpo. Esto sucede gracias a las asanas y movimientos constantes de cada ejercicio. Por lo que, si queréis mejorar vuestra flexibilidad, no dejéis de incluir ejercicios de yoga
  7. Practicar el body balance: el body balance es una disciplina que combina ejercicios de varias modalidades: tai-chi, yoga y pilates. Así que también es una disciplina a tener en cuenta para lograr nuestro propósito. Además, al combinar varias disciplinas no tendremos la sensación de que siempre hacemos los mismos ejercicios. Haremos sesiones muy variadas y divertidas. 

Es importante que adaptéis los ejercicios de flexibilidad a vuestra edad y forma física para evitar lesionaros.