LA BUENA ALIMENTACIÓN EMPIEZA EN EL SUPERMERCADO

buena alimentación

Para todas aquellas personas que quieran mejorar su alimentación y no saben cómo hacerlo, hoy les daremos la clave. No es otra que elaborar una buena compra, porque la buena alimentación empieza en el supermercado.

Una buena dieta aporta los nutrientes esenciales que necesita nuestro cuerpo para funcionar correctamente y tiene las calorías que necesitamos para pasar todo el día.

Además, es baja en grasas saturadas, azúcares añadidos y no tiene alimentos procesados.

Esto, hará que estemos más sanos por dentro y nos ayudará a que vivamos muchos más años.

¿Lo sabías? A continuación, os contamos el porqué y algunos trucos que podéis utilizar para comer mejor:

 

Buena alimentación: Antes de ir al supermercado:

 

Para empezar a comer mejor, primero tenemos que deshacernos de todos aquellos alimentos que no sean sanos: altos en azúcar, precocinados, congelados, procesados, bollería industrial, fritos, etc.

A estos alimentos se les llama ultra-procesados, para identificarlos fácilmente podemos leer la etiqueta de la información nutricional, si vemos que tienen más de 5 ingredientes, es que no son sanos y que nos tenemos que deshacer de ellos.  

Estos alimentos no son nada buenos para nuestra salud, pueden hacer que tengamos sobrepeso, colesterol alto, diabetes y muchos problemas más.

De esta forma, al no tenerlos en casa, no los comeremos y comeremos los productos sanos que hayamos comprado en el supermercado.

Elaborar menús o pensar lo que vamos a comer es una excelente idea para comprar aquello que necesitamos para preparar las rectas. Teniendo en cuenta que una buena dieta consta de 5 platos diarios.

Tenemos que procurar que sean recetas sanas y fáciles de preparar si no nos gusta cocinar. Además, se deben ajustar a nuestros objetivos, por ejemplo, si queremos perder peso tenemos que comer unos alimentos y si queremos ganar masa muscular, otros.

 

En el supermercado:

 

Una vez estemos haciendo la compra, debemos comprar solo los alimentos saludables que hemos incluido en la lista de la compra, de esta forma evitaremos comprar alimentos no sanos.

Mientras estemos comprando, también debemos prestar atención a los alimentos que elegimos. Por ejemplo, no es lo mismo el arroz blanco que el integral.

Teniendo esto en cuenta, cogeremos en primer lugar arroz y pasta de grano entero, puesto que conservan más nutrientes y, por lo tanto, son más sanos.

La fruta y la verdura que sea BIO o ecológica, eso querrá decir que el número de productos químicos que tienen estará reducido al máximo posible.

La carne y el pescado, la carne que sea magra y el pescado azul. Por ejemplo: pollo, pavo, cerdo, cordero, conejo, salmón, sardinas, atún, trucha, caballa, bonito…

 

Leer la información nutricional también nos ayudará para asegurarnos de que comemos la dosis de hidratos de carbono, vitaminas, proteínas, minerales y agua que necesitamos durante el día.

Así que ya sabes, si quieres comer sano, todo empieza en el supermercado.