LA IMPORTANCIA DE LOS ESTIRAMIENTOS

Estiramientos

Un entrenamiento eficaz consta de varias partes, una de ellas son los estiramientos. Sin embrago, no todos conocen la importancia de los estiramientos y por qué deben realizarlos. 

 

Hay que hacer estiramientos tanto antes como después de entrenar. Si los hacemos antes del ejercicio, nos ayudarán a preparar el cuerpo para el esfuerzo que va a atener que realizar. Al hacerlos después, ayudan a que el cuerpo pueda empezar a recuperarse. 

 

Cuando realizamos deporte estamos cambiando el estado natural de nuestro cuerpo. Lo sometemos a una presión y se producen una serie de modificaciones en nuestro organismo, músculos y huesos. Para que podamos volver a nuestro estado natural, debemos estirar. Aparte de ayudarnos a calentar los músculos, el estirar bien todo nuestro cuerpo nos hará ganar flexibilidad.

 

8 Razones por lo que son importantes los estiramientos:

 

  • Ayudan a prevenir lesiones: entre sus principales beneficios es que fortalecen los huesos y los músculos. Pero también aumentan el rango de movimiento de nuestras articulaciones y nos ayudan a mejorar los movimientos. Por lo tanto, cuando entrenemos, lo haremos de forma más eficaz y evitaremos lesionarnos.
  • Evitar la aparición de agujetas: las agujetas aparecen porque hemos sometidos a nuestro cuerpo a un esfuerzo. Si ayudamos a que nuestros músculos se empiecen a recuperar haciendo estiramientos, las podremos evitar. 
  • Reducen la tensión muscular: estirar ayuda a destensar los músculos. Por lo tanto, nos sentiremos menos cargados. 
  • Preparan el cuerpo para el entrenamiento: nunca debemos entrenar en frío y sin haber entrenado porque nos podemos lesionar. 
  • Aumentan el flujo sanguíneo: al hacerlos, estaremos activando nuestro metabolismo, se oxigena la sangre y los vasos se dilatan, por lo que también aumenta el flujo de sangre. 
  • Reabsorben el ácido láctico: el ácido láctico se libera cuando hacemos ejercicio. Una de sus consecuencias es que nos hace sentir más cansados. Por lo tanto, cuando estiramos, lo reabsorbemos y nos sentimos menos cansados. 
  • Nos relajan: es normal sentirse agitado y con las pulsaciones altas después de entrenar. Para volver a relajarnos, tanto a nivel físico como mental, debemos hacer estiramientos. Estos nos ayudaran a bajar las pulsaciones, a tranquilizarnos y a volver a nuestro estado natural. 
  • Permiten mejorar el conocimiento de nuestro cuerpo: al tener que estirar las diferentes partes de cuerpo, debemos escucharlo para saber cuál es nuestro límite, hasta dónde podemos extender cada extremidad. También para saber si una parte necesita que le dediquemos más atención. 

Aspectos a tener en cuenta cuando a la hora de estirar tus músculos:

 

Posición correcta. Los estiramientos deben ser llevados a cabo en una postura estática, nunca con movimientos bruscos ni rebotes.

 

Es mejor empezar por la parte inferior del cuerpo e ir subiendo. Esto favorecerá el flujo sanguíneo y también nos permitirá entrenar todas las partes del cuerpo sin olvidarnos de ninguna. De esta forma, empezaremos por los pies y acabaremos por la cabeza. 

 

Debemos estar relajados y respirar todo el rato: controlar la respiración es un elemento fundamental para hacerlos correctamente. Además, nos ayudará a calmarnos. 

Hay que tirar del músculo: no solo debemos colocarnos en la posición del estiramiento. Para que sean realmente efectivos debemos tirar. Eso sí, es muy importante que no nos duela. Si sentimos dolor, debemos parar, situarnos en la posición adecuada y tirar de forma más suave. 

 

Volveremos a la posición inicial suavemente: después de estirar hay que volver a la posición inicial de forma suave y progresiva, nunca de golpe.