¿QUÉ ES LA ENERGÍA EÓLICA Y QUÉ BENEFICIOS APORTA?

energía eólica

Como podéis ver en nuestro post sobre las energías renovables, la energía eólica es una de las más limpias que existen hoy en día. Para que todo el mundo sepa qué es exactamente y qué beneficios aporta, hemos preparado esta guía, donde vamos a explicar todos los detalles sobre este tipo de energía. 

 

¿Qué es exactamente la energía eólica?

 

Es la que se obtiene a partir de la fuerza del viento, es de tipo cinética porque aprovecha las corrientes del aire. Se convierte en electricidad cuando pasa por un generador eléctrico. Como el resto de energías renovables, es limpia, no contamina y puede sustituir a los combustibles fósiles. 

 

Se puede obtener electricidad a través de este método en todo el mundo, pero donde más se produce la energía eólica es en Estado Unidos, le siguen Alemania, China, la India y España. En este último, se produce la suficiente energía como para abastecer a 12 millones de casas, un 18% del total de las necesidades.

 

¿Cuál es el proceso para obtener energía del viento?

 

La energía eólica se obtiene colocando aerogeneradores, una torre con unas palas gigantes, parecen ventiladores. Se ponen en lugares estratégicos donde hay mucha corriente. Cuando sopla el viento, se mueven las palas, estas palas accionan una turbina que mueve el generador eléctrico. Es el mismo procedimiento que con un molino de viento. 

 

Dentro de la torre, en el extremo superior, hay un armario que se acopla a la red eléctrica de la base. También hay una góndola, que es toda al estructura que porcentaje los elementos mecánicos y también como base de las palas. Hay un eje y un mando rotor, además de un freno  y un multiplicador, el generador que crea la energía y el sistema que regula la energía producida.  

 

El funcionamiento de todas estas piezas es muy simple: las palas están conectadas al rotor, este al eje. El rotor es el encargado de enviar la energía producida  al generador. Dentro del generador hay una serie de imanes que producen un voltaje eléctrico, es decir, energía eléctrica. 

 

En cada parque eólico hay un centro de transformación, a través del cual se evacua la electricidad que producen todos los generadores. Esta energía llega hasta una subestación donde se distribuye hasta hacerla llegar al consumidor.

 

Beneficios de utilizar la energía eólica: 

 

Es inagotable: al tratarse de una fuente renovable, nunca se acabará. Siempre hay viento por lo que siempre se puede generar energía a través de él. Prácticamente en todos los lugares del mundo se puede poner un parque eólico. 

 

Se necesita poco espacio: para producirla y almacenarla se necesita poco espacio, mucho menos que  en un parque foto-voltaico, por ejemplo. Otra ventaja a tener en cuenta que es reversible, es decir, si alguna vez se quiere quitar el parque, se puede recuperar el terreno que había anteriormente.

 

No contamina: después de la energía solar, es la más limpia que existe. Esto es así porque no se produce ninguna combustión durante el proceso. Así se evita la generación de residuos tóxicos o sólidos. Las turbinas sirven durante muchos años por lo que no hay que cambiarlas a menudo.

 

Es económica: el gasto en turbinas y mantenimiento no es muy elevado. Si están situados en una zona con mucho viento, lo que cuesta producir 1 kW es muy poco, casi lo mismo que el precio del carbón o el coste de energía nuclear.

 

La podemos combinar con otras cosas: por ejemplo, junto con las actividades agrícolas y ganaderas, además, la economía local no se resiente.

 

Estos son los principales beneficios de la energía eólica, aunque no lo parezca, tiene algunos inconvenientes. Como por ejemplo que se cambia el paisaje de la zona donde se instalan los parques eólicos. Es un peligro para las aves, si no están a tiempo de esquivar las palas, pueden chocar contra ellas, por lo tanto se producen algunas muertes de aves debido a este tipo de instalaciones.

 

Por desgracia, la energía eólica no se puede almacenar, por lo que hay que consumirla inmediatamente para no perderla. Y el más lógico, no se garantiza que haga viento siempre, hay que estudiar la zona, aunque esto tampoco es una garantía, por lo general, siempre suele hacer viento en las mismas zonas, eso nos sirve para orientarnos. Puede que en algunas épocas del año haga menos viento y que no podamos aprovechar este recurso.

 

Además, la velocidad del viento debe situarse entre 10 y 40 km/h. Por debajo de este intervalo no se moverán las palas y por encima, es demasiado peligroso para la estructura. Podría romperse, caerse y provocar daños materiales, e incluso herir a personas si se encuentran cerca. 

 

A pesar de estos inconvenientes, que como veis tampoco son tantos, es una energía que merece la pena ser usada por todos los beneficios que hemos mencionado más arriba.