REGLAS BÁSICAS PARA TENER UNA BUENA HIDRATACIÓN

hidratación

Todos hemos oído hablar de la importancia que tiene mantener una buena hidratación. Beber agua nos aporta muchos beneficios y puede que no los conozcas todos. 

Entre otros nos da más energía, nos ayuda a mantener el tono muscular, a lubricar correctamente las articulaciones, evita que comamos en exceso, ayuda al cerebro y mejora el aspecto de la piel. 

Por lo contrario, no beber suficiente agua puede provocar un aumento de cortisol, la hormona del estrés. Tendremos peor humor y menos fuerza para afrontar el trabajo y las jornadas ajetreadas. 

Por todo esto es tan importante mantenerse bien hidratado, para cuidar la salud tanto física como mental. 

Sabemos que no siempre es fácil beber agua a lo largo del día. Es más, la mayoría de nosotros no bebemos lo suficiente. Por esto hemos preparado esta guía con trucos sencillos de poner en práctica para que logres beber el agua que necesitas a lo largo de día. 

 

4 consejos para tener una hidratación correcta: 

  • Las mujeres deberían beber como mínimo 2’7 litros y los hombres 3’7: para comprobar si estamos bebiendo suficiente, podemos mirar el color de la orina. Si es clara es que estamos bien hidratados. Si es oscura es que estamos deshidratados y si es muy oscura es que estamos extremadamente deshidratados. Para poder beber lo suficiente durante todo el día, lo mejor es comprar una botella reutilizable y llevarla siempre con nosotros. También podemos beber un par de vasos de agua cada dos horas, por ejemplo. También hay aplicaciones que nos pueden ayudar.

 

  • Evita beber bebidas calóricas: hay que evitar el consumo de bebidas azucaradas, gaseosas, alcohol, incluso las bebidas deportivas. Lo mejor es beber agua o agua con té. Así, además de mantenernos hidratados, estaremos reduciendo el consumo de azúcar y calorías. 

  • Bebe agua en cuanto te levantes: aunque no tengas sed, es importante que bebas agua cuando te despiertes porque el cuerpo ha estado entre 6 y 8 horas sin hidratarse, por lo que está deshidratado. Si bebemos agua al despertarnos, ayudaremos a activar nuestro metabolismo. Si dejas una botella de agua o un vaso podrás beber cuando te despiertes. También si te despiertas en mitad de la noche.

  • La hidratación debe formar parte de tu plan de entrenamiento: beber cuando estamos entrenando es igual de importante. No basta con tener una botella a mano, sino que debemos beber varias veces mientras estamos entrenando. Hay que beber antes, durante y después de hacer deporte.  Porque cuando hacemos un esfuerzo perdemos líquidos y fuerza. Debemos reponerlos y mantenernos hidratamos para tener energía para seguir entrenando. Si eres de los que se olvida beber agua, puedes ponerte una alarma para que te lo recuerde. 

 

Como ves, no son cambios radicales en nuestra rutina. Son pequeños cambios que nos ayudarán a beber más agua. Si sois de los que pensáis que el agua es demasiado sosa para beberla sola, podéis introducir unos trozos de limón o cualquier fruta que os guste, esto le dará un toque especial y os gustará más beber agua.