HACER DEPORTE PARA COMBATIR EL ESTRÉS

hacer deporte reduce el estrés

Hacer deporte de forma continuada es el mejor aliado para combatir la tan temida ansiedad. En los últimos años ha aumentado el número de gente que tiene estrés. El estrés está presente en la gran mayoría de los hogares, nadie se libra de él.  Ya sea por el trabajo, por las tareas del hogar, las actividades cotidianas del día a día …

Como está tan presente en nuestras vidas, damos por hecho que se va a quedar ahí para siempre, pero la verdad es que no es bueno para la salud, tanto física como mental. Debemos acabar con él porque puede causarnos problemas de salud a corto o largo plazo.

Acabar con el estrés  es más fácil de lo que parece (siempre y cuando no sea algo patológico) y la mejor manera de poder frenarlo es con la práctica deportiva. Pero, ¿por qué el deporte?

Está demostrado que realizar deporte de forma regular ayuda a disminuir los niveles de estrés y ansiedad de una persona. Lo ideal son sesiones de mínimo 30 minutos de duración, 3 o 4 veces por semana. Puede variar en función del objetivo que tenga la persona. Hacer deporte es sinónimo de salud y bienestar.

Y tú, ¿sabías que hacer deporte de forma regular nos ayuda a combatir el estrés?

Aprende cómo a través del deporte reducimos los niveles de estrés

 

Decimos que el deporte disminuye los niveles de estrés porque mientras hacemos ejercicio físico liberamos hormonas que mejora nuestro bienestar. Reducen el estrés, ganamos en autoestima y seguridad y nos ponen de mejor humor.

Por ejemplo, las endorfinas, se les llama hormonas de la felicidad porque hacen que nos sintamos bien. También se reduce la cantidad de cortisol, hormona que producimos al estar en una situación de estrés. Por eso nos sentimos mejor y menos estresados tras una sesión de entrenamiento.

Por otra parte, al hacer deporte debemos estar concentrados en los ejercicios que estamos haciendo en ese momento, en ejecutarlos de la forma correcta y en aguantar los minutos que dure cada ejercicio. Gracias a esto, desconectaremos del estrés que hemos ido acumulando a lo largo del día.

Además, al estar concentrados en que nuestro cuerpo trabaje de la mejor manera, conseguimos crear una conexión cuerpo-mente que nos ayudará a gestionar mejor nuestros sentimientos y nuestra forma de actuar, entre otros.

Con todo esto, sin darnos cuenta estaremos entrenando sin estar pensando en nuestros problemas, en lo que tenemos que hacer después o en lo que hemos hecho antes. Es una buena forma de vivir el momento presente, de librarse del estrés y de relajarse.

Tras un entrenamiento, nos sentiremos cansados pero relajados, contentos con nosotros mismo por el esfuerzo que hemos hecho al hacer los ejercicios y con mucha más energía y fuerza para seguir con nuestro día.

Pero eso no es todo, al hacer deporte de forma constante, nuestro cuerpo va a sufrir una serie de cambios.  Se va a transformar, va a ganar masa muscular, perderá grasa, adelgazaremos, etc. Nos sentiremos bien con nuestro cuerpo, orgullosos con las metas que hemos conseguido y, por lo tanto, mejorará nuestra autoestima y nuestro ánimo.  

 

Como veis, hacer deporte de forma regular nos ayuda a combatir el estrés, pero además aporta muchos otros beneficios. No lo dudéis más y empezad hoy mismo a entrenar para beneficiaros de ello.