10 CONSEJOS PARA AHORRAR EN ENERGÍA

Ahorrar energía

¿Quieres ahorrar energía en tu factura de la luz? A veces pensamos que no es fácil ahorrar energía para que a final de mes debamos pagar menos. Por esta razón hoy hemos preparado esta guía para que aprendáis cómo ahorrar energía de forma notoria.

 

Ahorrar energía es importante para nuestros bolsillos, pero también para el planeta. Se trata de poner en práctica unos hábitos, no os supondrá un esfuerzo muy grande, para consumir más eficientemente. En muy poco tiempo os acostumbráis a estos pequeños cambios.

Descubrid los mejores trucos sobre cómo ahorrar energía

  1. Aprovecha la luz natural tanto como puedas: esta es la mejor manera de no gastar tanta luz. Debemos apagar la luz o tratar de encenderla lo más tarde posible. Seguro que podemos aprovecharla varias horas al día. Además, es ideal para usarla en muchas actividades que realizamos en nuestro día a día. 
  2. Cambia tus bombillas: si todavía utilizas bombillas tradicionales y te preguntas cómo puedes ahorrar energía una de las primeras cosas que debes hacer es poner bombillas LED o de bajo consumo. Puede que sean más caras que las otras pero te aseguramos que las vas a amortizar. Por una parte duran más que las otras (unas diez mil horas) y por otra parte consumen menos. 
  3. Apaga todas las luces: cuando no necesites una luz apágala, en especial si vas a salir de casa. Aunque uses bombillas LED, estas también debes apagarlas. Es un gasto innecesario tener una luz encendida cuando no la necesitamos. 
  4. Desconecta los aparatos que no utilices: aunque no lo parezca, mantener un aparato enchufado a la corriente hace que gastemos luz. Cada vez que no utilices la televisión, el microondas, el ordenador o cualquier otro aparato eléctrico, desenchúfalo. Algunos de ellos cuentan con una función que permite gastar menos de la mitad cuando están apagados, infórmate si tienes alguno de ellos. 
  5. Cuando cocines, tapa las ollas y las sartenes: puede que no lo sepas pero cuando estamos cocinando parte del calor sale si no usamos una tapa. Esto hace que necesitemos más energía para cocinar. Además, esto hará que tarden más en calentarse y que podamos empezar a cocinar. También es mejor usar ollas a presión porque gastan menos. También os recomendamos que no abráis el horno mientras esté funcionando, porque cada vez que lo hacéis pierde temperatura. Esto hará que gaste más luz para poder recuperar la temperatura que tenía antes. Por lo tanto, es mejor no abrirlo. Hoy en día prácticamente todos los hornos tienen la puerta de cristal para poder ver su interior. 
  6. No dejes la nevera o el congelador abiertos: de la misma forma que el horno gasta más energía cuando lo abrimos, la nevera y el congelador, también. Además, el frío de estos aparatos se pierde muy rápido por lo que cada segundo que pasan abiertos es un incremento de nuestras facturas. Una forma de ahorrar es pensar lo que queremos coger antes de abrirlos. 
  7. Apaga el horno o la vitrocerámica 5 o 10 minutos antes: estos dos aparatos eléctricos retienen el calor residual durante unos minutos por lo que lo podemos utilizar a nuestro favor. Apaga el horno y la vitrocerámica 10 minutos antes de que termine de cocinarse tu plato y gracias al calor que han retenido se acabará de cocinar sin problema. 
  8. Realiza un buen mantenimiento: podemos empezar por comprar electrodomésticos con una buena calificación energética. Después, haz el mantenimiento adecuado de este cuando toque. Al menos una vez al año deberás limpiar el serpentín de la nevera, los filtros del aire acondicionado… Si mantienes tus aparatos limpios y sin nada que les fuerce a gastar más luz para que puedan funcionar correctamente, conseguirás ahorrar en tu factura. 
  9. Siempre que puedas, lava la ropa en frío: el 90% de la energía que gasta la lavadora es para calentar el agua, imagina todo lo que puedes llegar a ahorrar si lavas en frío. Ten en cuenta que con este tipo de lavado también tendrás la ropa limpia como con el agua caliente.

 

  1. Plancha toda la ropa a la vez: seguro que no sabíais cómo ahorrar energía planchando la ropa. Para poder calentar la plancha se necesita mucho tiempo y potencia. Por lo que es más recomendable planchar toda la roba al mismo día. Para que sea más eficaz puedes empezar por aquellas prendas que no necesiten tanta temperatura. Como con el horno y la vitro, apágala un poco antes de terminar todas las prendas y aprovecha el calor que ha retenido la plancha.

 

Gracias a esta guía que te trae WellWo,aprenderéis cómo ahorrar energía y veréis como vuestra factura de la luz disminuye. Además, al ser gestos muy sencillos, os acostumbraréis enseguida a hacerlos. ¡Que toda la familia los adopte para que el ahorro sea el máximo posible!