EL DESCANSO: PARTE FUNDAMENTAL DE UNA RUTINA DE ENTRENAMIENTO

Descanso

Hacer deporte es muy importante para estar en forma y tener buena salud. Pero el descanso es una parte fundamental dentro de la rutina de entrenamiento porque permite que los músculos se recuperen y que puedan crecer. 

Uno de los principales errores que comenten los principiantes cuando empiezan a entrenar es entrenar todos los días. Sin descansar un solo día porque quieren ver los resultados en cuanto antes. Pero esto es un error que retrasa esta evolución. 

Pensad que los músculos, cuando descansan es cuando crecen. Después de haberlos sometido a un esfuerzo, cuando están en reposo se adaptan a las series y repeticiones a los que los hemos sometido y ganan volumen. 

¿Por qué es tan importante el descanso después de un entrenamiento?

Cuando entrenamos, estamos dando a nuestro cuerpo un estímulo. Lo sometemos a un estrés. Después de este esfuerzo habremos perdido energía y fuerza. Para que el cuerpo vuelva a tener sus niveles normales, necesita descansar. 

Cuando subes la intensidad del entrenamiento es cuando más necesitas descansar. Como ya sabéis para que el cuerpo siga evolucionando hay que someterlo a nuevos estímulos, esto se hace aumentando las repeticiones, cambiado de ejercicios, subiendo de peso, etc.

Pero cuando hacemos estos cambios el cuerpo suele sufrir un poco más, porque se tiene que acostumbrar a los nuevos detalles de la rutina. Por eso es importante darle el tiempo suficiente para que se pueda adaptar y que no sufra un sobre entrenamiento. 

Si no descansáis correctamente, el siguiente día de entreno no podréis rendir al 100% y aumentará el riesgo de sufrir una lesión. Es mejor descansar correctamente y entrenar con toda la energía y fuerza que entrenar dos días seguidos y hacerlo mal. 

No podemos entrenar una parte del cuerpo dos días seguidos. Si entrenáis por partes del cuerpo o zonas, debéis tener en cuenta esta norma de descanso.  

Nos ayuda a quitar presión y a descansar mentalmente: muchas veces es el propio usuario el que se obsesiona con el deporte y que se fuerza a entrenar más y con más peso o con más asiduidad para mejorar más rápido, o eso creen ellos. Esto causa un desgaste metal importante. Debemos aprender que cada cosa toma su tiempo, en el deporte no vemos los resultados de un día para otro y que debemos ser pacientes. Si descansamos físicamente y aprendemos a relajarnos, también podremos descansar mentalmente, algo que sin duda es igual de importante y que nos beneficiará. 

 

Técnicas para descansar correctamente: 

Elaborar un buen plan de entrenamiento: estableciendo qué parte o partes del cuerpo vamos a entrenar cada día y calculando los días que necesitan descansar después de dicho entrenamiento. Por lo general, lo ideal es dejar dos días de descanso entre cada sesión, por ejemplo, si el lunes hacemos hombros, hasta el jueves no deberíamos volver a hacer hombros. 

Descansar como mínimo un día a la semana (lo ideal son dos) sin hacer ningún tipo deporte. Esto dependerá de nuestro objetivo deportivo, pero por lo general descansar un par de jornadas a la semana es lo que nuestro cuerpo necesita. Si no podemos descansar dos días, podemos hacer uno y el otro de descanso activo. 

Seguir una rutina diaria: cenar pronto, ir a dormir a la misma hora y tener un sueño reparador es fundamental para que el cuerpo adquiera una rutina y pueda descansar como es debido.