LOS BENEFICIOS DE LA RISA PARA LA SALUD

Beneficios de la risa

La risa es un acto, en realidad es una respuesta psicofisiológica, que surge de los pensamientos y emociones cuando se percibe o imagina algo gracioso. Este acto empieza en la mente, pero los beneficios de la risa en nuestra salud emocional, son tanto físicos como psicológicos.

 

Hay varios estudios que así lo demuestran, a continuación vamos a explicar las principales ventajas de reír, algunos de ellos son fáciles de imaginar o de intuir, peor seguro que muchos de ellos sorprenden a más de uno.

 

Beneficios de la risa a nivel mental: 

 

Es un potente antidepresivo: cuando uno ríe, no está triste, esto es lógico. Pero los efectos de reír van mucho más allá, el estado de humor de una persona es subjetivo, es decir, no hay nada que sea gracioso para todo el mundo, cada persona, de forma individual, decide si algo le resulta gracioso o no. 

 

Cuando una persona aprende a reírse de una situación, se dota de una visión más amplia de las situaciones cotidianas, del entorno y de las posibilidades que ofrece. En consecuencia, hace que cambie la forma en la que percibe el mundo y las cosas, por ejemplo, los problemas se los tomará de forma menos dramática, aprenderá a verlos con distancia y a encontrar una solución de forma más rápida y efectiva. A su vez, lo convierte en alguien más optimista y con más fuerzas para afrontar las dificultades de la vida. 

 

La risa hace que el cuerpo segregue serotonina, la hormona de la felicidad, esto ayuda a eliminar la ansiedad y la depresión y contribuye en un estado de bienestar. 

 

Elimina el estrés: El sistema endocrino es el encargado de segregar las hormonas, este está conectado al cerebro. Cuando una persona se ríe, se reduce la producción de cortisol, la hormona del estrés. Por lo tanto, la persona de inmediato se sentirá menos estresada y presionada. 

 

Ayuda a reducir la medicación: la risa ayuda a que los pacientes tengan que tomar menos medicación. Esto se debe a que cuando se reduce el estrés, también se descarga energía, por lo tanto, se tiene una sensación de relajación. Entre otras cosas esto ayuda a conciliar el sueño y que este sea más reparador. Se calcula que 1 minuto de risa equivale a 45 minutos de meditación, por sus efectos relajantes y por las ventajas a largo plazo. 

 

Mejora las relaciones sociales: Reír es un acto espontáneo, auténtico, positivo y que crea cercanía con las otras personas. Las personas que se ríen con frecuencia resultan más atractivas para los demás. Ayuda a atraer personas durante más tiempo y contagia su estado de ánimo a los demás, así es más fácil permanecer positivo. 

 

Se contagia fácilmente: en el cerebro hay una serie de hormonas llamadas hormonas espejo. Estas hormonas cogen actitudes y comportamientos que observan las personas en su alrededor y se activan una serie de mecanismos para que los imiten. Son las encargadas de que una persona sea empática. Por lo tanto, cuando una persona está riendo, los de su alrededor activaran sus hormonas espejo y también lo harán. 

Beneficios de la risa a nivel físico: 

 

Sus efectos se comparan con los de los orgasmos: cuando alguien está riendo su temperatura aumenta, la piel se vuelve roja, se contraen muchos de sus músculos de forma intermitente, se le acelera la respiración, cuando acaba tiene una sensación de desasosiego, todo esto es algo que tiene en común con los orgasmos. 

 

Mejora la digestión:  la mayoría de músculos que intervienen en este acto están en la cara y el abdomen. De hecho, muchos de estos músculos solo se pueden activar así. Gracias al movimiento abdominal, se produce una sensación de masaje en la zona, lo que favorece la digestión y el tránsito intestinal. 

 

Es un ejercicio anaeróbico: este puede ser uno de los beneficios más inesperados, pero la verdad es que las contracciones y relajaciones que se producen en los más de 400 músculos implicados ayudan a que se tonifiquen. Si lo juntamos al aumento del flujo sanguíneo, lo convierte en un ejercicio anaeróbico perfecto. 

 

Controla la presión sanguínea: En relación con el punto anterior, cabe decir que después de unas carcajadas, el cuerpo está más relajado y, por lo tanto, con menos presión sanguínea. Si se convierte en un hábito de vida (sería lo ideal), ayuda a proteger de ciertas enfermedades como la hipertensión y a mejorar la salud cardiovascular.

 

Fortalece el sistema inmunológico: este es sin duda un beneficio muy interesante. Hay una gran cantidad de conexiones entre el sistema nervioso central, el endocrino y el inmunológico. Tener un estado de ánimo positivo previene enfermedades, incluso si se está expuesto a ellas, en caso de padecerlas, mejora el pronóstico. Gracias al positivismo que se siente al reír, se mejora el sistema inmunológico. 

 

Alivia la sensación de dolor y es antiinflamatorio: como hemos dicho antes, el cerebro segrega endorfinas, esto mejora la sensación de bienestar, algo que se puede comparar con los efectos de la morfina. La morfina tiene efectos analgésicos, lo que reduce la sensación de dolor. Otro efecto de estas hormonas es que son antiinflamatorias. Por esta razón se recomienda en enfermedades crónicas como la artritis. 

 

Mejora la respiración: Cuando alguien está riendo, su cuerpo bombea hasta tres veces más aire por los pulmones, esto expande los alvéolos tres veces más que con la respiración normal. Esto también hace que se oxigene la piel, por lo que mejora su aspecto. 

 

Queremos acabar con un dato curioso sobre los beneficios de la risa y es que se ha demostrado que fingir una risa tiene los mismos efectos. El cerebro no es capaz de distinguir entre la falsa y la verdadera, por lo tanto, ambas tienen los mismos efectos psicofisiológicos que hemos mencionado. Por esta razón, uno no debe esperar a ser feliz para reír, puede empezar cuando quiera. El resto, vendrá solo. Deberías ser prescripción médica reír por lo menos durante 10 minutos cada día.