LOS TRES PRINCIPALES RIESGOS LABORALES EN LA OFICINA

riesgos laborales en la oficina

 

Hoy en día hay mucha gente trabajando en una oficina. Muchos de los empleados creen que es un entorno en el que no hay riesgos laborales en la oficina. Pero la verdad es que como en cualquier otro trabajo, los hay. Es importante tomar una serie de medidas, para que no ocurra ningún accidente en la oficina.

Trabajar en un despacho nos hace más propensos a sufrir una serie de riesgo que pueden causarnos problemas de salud laboral. Hay muchos factores externos que pueden afectar a nuestro rendimiento en el trabajo, a nuestro estado de salud físico y mental. Por eso es tan importante tomar el tiempo necesario para analizarlos y buscar la mejor forma de prevenirlos.

Principales riesgos laborales en la oficina que podemos encontrar:

Se clasifican en tres categorías principales: Según la carga postural, las condiciones ambientales y los aspectos psicosociales.

En función de la carga postural:

El entorno laboral: hay que evitar las posturas que fuerzan el cuerpo o que son muy estáticas. Teniendo en cuenta que trabajar en una oficina implica pasar muchas horas sentado, es fundamental crear conciencia sobre la importancia que tiene una buena postura, y la importancia de cambiar de postura y hacer movimientos cada cierto tiempo. Debemos prestar especial atención: al espacio que ocupan las piernas, la altura del escritorio, las zonas cercanas dentro del área de trabajo.

La mesa de trabajo: este elemento puede ser el origen de dolencias en hombros y cuello. Cada mesa debe tener el tamaño adecuado para que podamos distribuir los elementos que usamos para trabajar. Esto nos evitará tener que hacer un giro de cabeza o tensar el tronco. Podemos usar materiales complementarios que nos ayuden a mejorar su funcionalidad y ergonomía.

La silla: puesto que vamos a pasar la gran mayoría de nuestra jornada laboral sentados en la silla, esta debe ser la adecuada para que nos evite adoptar posturas contraproducentes para nuestra salud.

El equipo informático: la posición en la que se encuentra el ordenador también hay que estudiarla para que no nos haga forzar la cabeza, la espalda, el cuello ni los hombros. Pero no solo el ordenador, también hay que vigilar el teclado, el ratón y los programas informáticos.

Según las condiciones ambientales de la oficina:

La temperatura: gozar de unas condiciones climáticas adecuadas es primordial para el buen desarrollo de las funciones laborales y el bienestar de los empleados. No debe hacer ni demasiado frío ni demasiado calor.

El ruido: prevenir el ruido es uno de los aspectos más básicos. Como con la temperatura, tener un ambiente demasiado ruidoso impediría trabajar correctamente, reduciría la facilidad de comunicación y de concentración.

La humedad del ambiente: las consecuencias de una humedad incorrecta, son: sequedad en los ojos y las mucosas, aparición de moho en las paredes o condensación en superficies frías. El riesgo es más alto en las oficinas donde se pueda crear electricidad estática.

Las vibraciones: este factor se considera un contaminante físico y, en consecuencia, puede tener efectos negativos para la salud. Por ejemplo, lesiones físicas, alteración del sistema nervioso o trastornos vasculares.

La iluminación: una mala iluminación puede causar fatiga visual, problemas de visión, accidentes debido a la falta de visibilidad, deslumbramiento y mucho más.

Los aspectos psicosociales a tener en cuenta:

Estos riesgos son los que causan más bajas laborales. Entre ellos, encontramos la sobrecarga laboral, el estrés, la insatisfacción laboral, la depresión, la falta de motivación o el mobbing.

A continuación os explicamos cómo poner en práctica 4 sencillas técnicas para reducir los riesgos laborales en la oficina.

Mejorar el diseño de la empresa: adaptar el diseño de las instalaciones de la empresa para que se adapte al trabajador y a la normativa vigente es fundamental. También hay que tener en cuenta las diferentes dependencias físicas que puedan tener los trabajadores.

Para adaptar el diseño, hay que estudiar los espacios exteriores, el local, la climatización de las instalaciones, los sistemas de emergencias, la iluminación de las salas y la acústica. Pero también hay que prestar especial atención a la higiene, ya que es algo que no debemos pasar por alto.

Características internas: es en referencia a las instalaciones por dentro. Como por ejemplo los equipos informáticos (y los programas informáticos que se utilizan), el mobiliario, en especial las sillas o mesas. Deben ser ergonómicas, para evitar las dolencias más comunes debidas a una mala postura constante.

Hay que prevenir: no tomar las medidas necesarias para prevenir los daños puede tener consecuencias negativas para la salud. Para empezar, a consecuencia de los sistemas informáticos que utilizan los trabajadores, pueden aparecer molestias y alteraciones en la vista. Otra consecuencia, en este caso pscicosocial, es la causada por el estrés, la falta de motivación o las jornadas demasiado largas, entre otros. Todas estas consecuencias, se pueden evitar con un buen plan de prevención.

Formar e informar el personal: aparte de tomar todas las medidas que hemos mencionado anteriormente. Debemos informar y formar a los integrantes de la empresa. Esto hará que tomen conciencia y que se preocupen más por su salud y por su seguridad en la empresa. Y, sobretodo, que aprendan cómo adoptar estas medias. Porque si les dais material seguro pero no lo saben usar correctamente, también pueden ser un riesgo para ellos.

De esta forma, entre todos, conseguiréis un entorno más seguro y con menos riesgos laborales en la oficina.

Es por es que  Wellwo, empresa saludable, trabaja para la salud y el bienestar en el puesto de trabajo, ofreciendo programas saludables (antiestrés, para cuidar tu corazón, Mindfulness …), Dosis diarias de vitalidad (ergonomía, higiene postural, estiramientos…)planes nutriciaonales, noticias de interés y consejos.