¿QUÉ ES EL OMEGA 3 Y EN QUÉ ALIMENTOS LO ENCONTRAMOS?

omega 3

La razón por la que se recomienda tanto el consumo del Omega 3 es muy simple, tiene muchos beneficios para la salud. Últimamente se habla mucho de este nutriente, pero puede que no sepáis exactamente qué es y cuáles son sus propiedades. Por esta razón, hemos preparado este artículo, donde os vamos a explicar cuáles son sus funciones y por qué deberíais incluirlo a vuestra dieta. 

 

El Omega 3 es un nutriente que forma parte del grupo de los ácidos grasos poliinsaturados. Está formado por tres tipos de grasas diferentes: la ALA (Ácido Alfalimolénico), el EPA (Ácido Eicosapentaenoico) y el DHA (Ácido Docosahexaenoico). Los dos últimos son los que más encontramos en el pescado azul y el marisco. 

 

Se considera un componente indispensable en nuestra dieta ya que nuestro organismo no lo produce por si solo, por esto lo debemos introducir a través de la comida. 

 

Entre sus diferentes funciones, encontramos: prevenir enfermedades cardiovasculares, mejorando la salud cardiovascular, evitar posibles inflamaciones, aumentar el colesterol bueno, reducir la presión arterial y mejorar el aspecto de la piel. 

 

Alimentos que aportan ácidos grasos poliinsaturados: 

 

Lo podemos consumir a través de suplementos alimenticios pero lo ideal es hacerlo a través de la comida. El pescado azul y el marisco son los alimentos que más contienen, pero no son los únicos. A algunos productos se les ha añadido este nutriente para que nos podamos beneficiar de él. A continuación, os detallamos el resto de alimentos que nos aportan Omega 3:

 

Los aceites vegetales: hay una gran variedad que nos aporta una buena cantidad de la dosis diaria recomendada de Omega 3. No todos tienen la misma cantidad, entre los que tienen más gramos por porción, destacamos el aceite de lino. También hay que destacar el aceite de oliva, a parte de ser uno de los que más consumimos en la dieta mediterránea, tiene 8’3 gr por cada 100 gr. Otros que también lo tienen, pero en menor cantidad, son el aceite de soja, el de maíz y el de germen de trigo.

 

Las semillas: puede que no parezca, pero por lo general las semillas tienen altas cantidades de este ácido graso. Como con los aceites vegetales, las semillas de lino son unas de las que más aportan, junto con las de chía. Las otras semillas también proporcionan una buena dosis, así que las podéis alternar a lo largo de la semana para beneficiaros de los otros nutrientes que aportan a nuestro organismo.

 

El pescado azul: antes ya hemos dicho que este alimento es rico en Omega 3, es el que más se recomienda cuando queremos introducir este ácido a nuestra dieta. Y en el que primero pensamos cuando nos hablan de él. Hay una gran variedad de pescado azul que nos lo proporciona, por ejemplo las sardinas, los boquerones o el salmón. 

 

El marisco: estos también los hemos mencionado anteriormente. Nosotros destacamos las ostras, los langostinos y los centollos como principales fuentes, pero cualquier tipo de marisco nos servirá para que nos ayude a completar las cantidades diarias recomendadas. 

 

Los frutos secos: aparte de aportarnos ácidos grasos poliinsaturados, también nos aportan energía. Siempre se ha dicho que es bueno comer un puñado de frutos secos al día por sus propiedades nutricionales. Las nueces son las que más Omega 3 tienen. 

 

Las verduras de hoja verde: no todos los alimentos que aportan este ácido graso son de origen animal, las verduras que tiene las hojas verdes también aportan una buena dosis diaria. Entre las que más presencia tienen cabe remarcar la lechuga y las espinacas. 

 

El aguacate: ya sabéis que este alimento es rico en grasas saludables, también en ácidos grasos poliinsaturados, por lo que podemos incluirlo a nuestra dieta. 

 

La avena: es uno de los cereales que más cantidad tiene, lo podemos comer de muchas formas diferentes y hoy en día es muy fácil de encontrar en cualquier supermercado. 

 

La crema de cacahuete: aunque no lo parezca, esta crema aporta más cantidad que otros alimentos. En concreto 10 gr por cada 100gr de producto, así que asegúrate de tener siempre un bote en casa.