TRANSPORTES ALTERNATIVOS PARA CUIDAR EL MEDIO AMBIENTE

transportes alternativos

A través de los transportes alternativos, cuidar el medio ambiente es algo que debemos hacer todos y que es más sencillo de lo que parece. Hay alternativas y pequeños trucos que podemos hacer en nuestra vida diaria para perjudicar lo menos posible el medio ambiente.

Por ejemplo, podemos cambiar nuestra forma de desplazarnos para reducir las emisiones de CO2 que hacemos en nuestro día a día.

Es por eso que desde WellWo, empresa saludable, te damos estos consejos:

5 Transportes alternativos para cuidar el medio ambiente

Ir a pie:

No usar ningún tipo de transporte es la forma más efectiva de no emitir ningún tipo de gas contaminante que contribuya al efecto invernadero.

Puede formar parte de nuestro ejercicio cardiovascular diario. De esta forma, aparte de ayudar al medio ambiente, nos estaremos poniendo en forma y mejoraremos nuestra salud general.

Podemos proponernos un reto e intentar hacer cada día más pasos. Por ejemplo, a la vuelta del trabajo, podemos dar un paseo más largo y aprovechar para comprar algunas cosas que necesitamos para preparar la cena o pasar por un parque y despejarnos, tomar aire fresco, etc. Puede ser nuestro pequeño momento de desconexión y de relación. Al llegar a casa nos sentiremos mejor y podremos hacer las tareas del hogar con más energía y de mejor humor.

Ir en bicicleta:

Como ir a pie, es una excelente forma de no contaminar y de hacer deporte. Ir en bici es una medio de transporte rápido que te ayuda a despejar la mente y reducir el estrés acumulado tras una larga jornada laboral.

Hoy en día hay un montón de biciletas diferentes, seguro que encontramos el modelo que mejor se adapta a nuestras necesidades. Podemos elegir una bicicleta eléctrica, que nos ayudará a realizar el esfuerzo. Si vivimos en una gran ciudad seguro que hay un servicio de alquiler de bicicleta público, esto nos ayudará a gastar menos y a no tener que buscar un sitio donde dejar la bicicleta puesto que hay numerosos puntos de aparcamiento repartidos a lo largo de la ciudad. También nos ahorraremos el mantenimiento.

Otra buena opción es optar por una bicicleta plegable, son muy ligeras y si combinamos el uso del transporte público con la bicicleta es la mejor opción para poder plegarla y subir al bus o metro molestando lo mínimo posible.

Utilizar el transporte público:

Hoy en día en la gran mayoría de ciudades y pueblos suele haber una red de transporte público muy buena. Podemos elegir entre usar el metro, el bus o tren, incluso combinarlos entre sí.

Compartir coche una buena alternativa:

Una buena opción para ahorrar tanto carburante como las emisiones que producimos, es compartir coche. Seguro que coincidimos con algún compañero de trabajo que haga el mismo trayecto que nosotros o podemos usar una de las muchas plataformas que hay en internet para descubrir qué gente hace el mismo trayecto, o parte del recorrido, para compartir el coche.

Si compartimos el coche, reduciremos el número de coches en la carretera, aparte de reducir las emisiones de CO2, también mejorará la circulación y podremos llegar más rápido al trabajo, incluso quizá nos podremos levantar más tarde.  

Usar coche, patinete o motocicletas eléctricas:

Los coches, patinetes y motos eléctricos contaminan menos que uno normal, además, recargarlos es más barato que usar el carburante. Si los podemos compartir sería perfecto.

Ahora ya sabes, cuidar el medio ambiente a través de los transportes alternativos, depende de ti. Todo es concienciarse y empezar. Anímate