APRENDE A ESCUCHAR A TRAVÉS DE LA EMPATÍA

empatía

La empatía es una cualidad que hoy en día no todo el mundo tiene. Sin embargo, todos deberíamos aprender a escuchar a través de la empatía porque nos enseña muchas cosas. Dejar de lado nuestros sentimientos para ponernos en la piel de la otra persona, nos enseña a amar, a conocer las necesidades de los otros y llenar un vacío en nuestro interior.

 

Muchas veces, cuando una persona le cuenta un problema a otra,esta última siente que la otra no la escucha como es debido o que no le hace ningún comentario al respecto, para pasar rápidamente a hablar de sus preocupaciones. Eso es no tener empatía.

Adoptar esta actitud es tóxica para las relaciones interpersonales, pues aísla a aquellos que la adoptan, de los demás.

 

Si buscamos el causante de esta actitud, la encontramos dentro de cada persona. Por lo tanto, si se quiere cambiar o mejorar la forma de relacionarse con las personas, hay que modificar la actitud de cada persona.

 

El problema generalizado es que cada persona está sumida en un vacío interno y es incapaz de conectar o sentir empatía por las otras personas. Los problemas e inquietudes ciegan a la gente e impiden ver las emociones y las necesidades de los que les rodean. También les impiden escuchar y empatizar con ellos.

 

La razón por la que estas personas son incapaces de sentir empatía es porque de pequeñas no recibieron la atención necesaria, no les escucharon cuando tenían algo que decir o no tuvieron apoyo suficiente.

 

A causa de esta falta de atención y de la falta de tratamiento, han arrastrado el problema hasta la edad adulta. Por este motivo, ahora son incapaces de sentir empatía o de prestar atención cuando alguien les habla. Ahora siguen necesitando ser el centro de atención, pero son incapaces de atender las necesidades de los demás o de detectarlas. En otras palabras, ven sus necesidades, pero no las de los demás, no sienten empatía.

 

Mientras no curen sus heridas emocionales, serán incapaces de empatizar y aprender a comunicarse con los demás. Primero deben aprender a quererse a sí mismos, de esta forma se podrán abrir a los demás.

 

Beneficios de la empatía

 

Se conecta con las personas, ayuda a ver más posibilidades cuando se presenta un problema, a encontrar nuevas ideas que, de otra forma, una sola persona no sería capaz de ver.

 

Escuchar ayuda a empatizar con los demás, fortalece los lazos con la familia y amigos y ayuda a que la gente se sienta integrada en la sociedad.

 

No pensar en uno mismo y pensar en el bien de los demás favorece la cooperación, lo que ayuda a obtener mejores resultados.

El primer paso para aprender cómo empatizar es aprender a escuchar. Para poder hacerlo, a continuación hemos preparado una pequeña guía con los pasos a seguir:

Lo primero que hay que hacer es escuchar el cuerpo, el lenguaje no verbal es más importante que el verbal. Los gestos y la forma de reaccionar de las personas dicen más que las palabras. Cuando dos personas hablan, una puede saber si la otra la escucha por la forma en la que mueve su cuerpo.

 

Hay que mirar más a los ojos: a través de la mirada también se transmiten muchos mensajes. Con la mirada se centra la atención, convierte la comunicación en algo más auténtico.

 

Hay que evitar cualquier distracción: cuando dos personas hablan, una de ellas no puede estar distraída, hay que empatizar con la otra persona e intentar comprender lo que está diciendo. Si la otra persona ve que su interlocutor está distraído, la comunicación se verá afectada. Para ello, es mejor no mirar el móvil y evitar estar pendiente de cualquier objeto que llame la atención.

 

Asentir para demostrar que se presta atención. Cuando se mantiene una conversación, es aconsejable hacer algún gesto con el cuerpo para hacer ver a la otra persona que se presta atención, sin tener que cortar su narración. Así la otra persona sentirá que se puede abrir, que se la escucha y estará más agusto.

 

Hay que respetar el ritmo de la persona que está hablando, no se debe cortar, como hemos dicho antes, su narración, para hacer comentarios y mucho menos si no tienen que ver con la historia que está contando. Es mejor esperar a que acabe y después intervenir o comentar algún aspecto de lo que acaba de contar.