REDUCIR, REUTILIZAR Y RECICLAR: LAS TRES R PARA UN MUNDO MEJOR

las tres r

¿Has oído hablar de las tres R? Seguramente sí, pero quizá no tienes claro a que se refieren exactamente. 

Es una iniciativa llevada a cabo por Greenpeace para reducir la producción de residuos y así, poder proteger y conservar el medio ambiente. 

Estas reglas cambiarán nuestros hábitos de consumo para que sean más responsables y sostenibles para el medio. La idea es luchar contra uno de los mayores problemas ecológicos de la actualidad, el exceso de residuos y sus consecuencias para el planeta. 

En este artículo de WellWo, te vamos a explicar qué son las tres r y en que consiste exactamente.

LAS TRES R QUE NOS HARÁN VIVIR MEJOR

Reducir: se trata de reducir el consumo energético y de bienes materiales. Haciendo este gesto, no solo reduciremos las materias primas que se usan para fabricarlos, sino que también reduciremos el agua que se gasta, los bienes de consumo, las emisiones de CO2 y el consumo de energía (la que se usa al crearlos, transportarlos y distribuirlos).

Para que sea más fácil de poner en práctica, os aconsejamos: 

Comprar menos y elegir lo que compramos en función de ciertos criterios: que sean productos de proximidad, con materiales reciclados, que respeten las normas de producción sostenible, etc. 

Elegir productos que no tengan un envoltorio excesivo y que estén hechos con materiales que se puedan reciclar fácilmente. 

No aceptar bolsas de plástico, usar bolsas de la compra hechas con material reciclado y que las vayamos a reutilizar en el futuro. 

No usar plástico o reducir al máximo posible su uso. 

 

Reutilizar: consiste en intentar que la vida útil del producto sea lo más larga posible. Por lo tanto, antes de tirarlo y comprar otro nuevo intentaremos repararlo, si no es posible, deberemos intentar darle otro uso. 

Esta medida, aparte de ayudar al medio ambiente, también nos ayudará a gastar menos dinero. 

Debemos intentar reutilizarlo todo, tanto los bienes materiales como los recursos de la naturaleza.  Por ejemplo: podemos poner un cuenco con agua para lavar la fruta y verdura antes de cocinar y usarla después para regar las plantas. 

Si no se te ocurre como puedes reutilizar una cosa, puedes buscar ideas en internet, está repleto de tutoriales y formas en las que podemos dar una segunda vida a un objeto o recurso. 

Con el tiempo seguro que te vuelves más creativo y ya no tirarás directamente a la basura las cosas, sino que antes intentarás averiguar cómo reutilizarlas y aprovecharlas. 

 

Reciclar: esta idea se refiere a tratar lo que tiramos a la basura de tal forma que podamos obtener nuevos productos y guardar los materiales que podamos utilizar en un futuro, de esta forma, no dañaremos el medio ambiente eliminándolos, ya que se emiten gases y sustancias tóxicas para la naturaleza al tratar de eliminar un objeto. 

Para poder llevar a cabo esta acción, debemos empezar a reciclar en casa, separando correctamente los residuos que generamos en nuestro día a día. De esta forma, en las plantas de reciclaje los podrán tratar como es debido. 

También hay normativas internacionales que todos los países deben respetar para poder reciclar al máximo y dañar lo menos posible el medio ambiente.