COMO SUPERAR NUESTROS COMPLEJOS

como superar los complejos

Todos nos hemos sentido acomplejados en algún momento de nuestras vidas. Es algo común que debemos superar porque nos impiden llevar nuestra vida con normalidad. Todos queremos sentirnos bien con nosotros mismos, seguros y con confianza, pero no siempre es fácil deshacerse de los complejos y que te guste todo sobre ti. 

Si hay algún lector que se encuentra en una situación complicada debido a un complejo que tiene, pueda sentirse mejor y superarlo, hemos preparado esta pequeña guía con trucos y consejos a poner en práctica para acabar con todos los complejos. 

Antes de empezar con los consejos, debemos saber qué es exactamente un complejo. Identificar aquello que nos pasa y ponerle nombre es fundamental para poder encontrar la mejor solución. 

Los complejos son una percepción distorsionada de nosotros mismos. Esta distorsión surge cuando nos comparamos con otras personas o modelos que tenemos como referentes de nuestra sociedad. En consecuencia, sufrimos inseguridad, falta de confianza sobre nuestras capacidades y baja autoestima. La visión distorsionada de nosotros mismos nos acaba afectando y dificultando nuestras relaciones sociales, en la vida profesional y la vida en general. 

Ahora que lo tenemos claro, veamos como podemos acabar con ellos y mejorar la imagen que tenemos de nosotros mismos.

 

Consejos para superar los complejos: 

Debemos valorarnos por lo que somos, no por lo que los demás nos exijan que seamos. 

No tenemos que buscar siempre la aprobación de los demás sobre las cosas que hacemos. Es mejor actuar en función de nuestras convicciones y criterios. Dejando a un lado lo que los otros quieran que hagamos.

Tenemos que aprender a querernos, aceptando nuestros defectos y nuestras virtudes. Somos únicos y diferentes a los demás y eso está bien. 

Algo que nos dará mucho alivio: reconocer que todos tenemos límites. Darse cuanta de este hecho con naturalidad, nos liberará y quitará presión, que muchas veces nos ponemos nosotros mismos. 

Buscar las cosas positivas que tenemos y reforzarlas. Estas cosas positivas son las que debemos mostrar a los demás cuando nos relacionemos. En lugar de mostrar nuestros defectos. Así, reforzaremos nuestra autoestima, mejoraremos nuestra forma de vernos y nos quitaremos presión social. 

En relación con el consejo anterior, la autoestima se alimenta de pensamientos y actitudes positivas. Cuantas más cosas positivas le proporcionemos, mayor será. Todo en esta vida tiene su lado positivo, búscalo y quédate con eso. De la misma forma, aléjate y deshazte de los pensamientos y cosas negativas que te rodean

No bases tu actitud frente a los demás y tus actividades sociales en función de una apariencia externa, no debes intentar agradar a los demás. Es mejor que te muestres tal y como eres, ellos te querrán por cómo eres y no por quién finges que eres. Además, ten en cuenta que con el tiempo y la confianza las mentiras acaban cayendo por su propio peso y acabarán descubriendo quién eres de verdad, con el riesgo de que se alejen de ti por haberles mentido. Es mejor empezar las cosas con buen pie y no mentir. 

Estos consejos sirven para la mayoría de personas, que con paciencia y constancia podrán superar sus complejos. Si estáis en una situación particular o veis que con el tiempo no mejoráis, lo mejor es acudir a un especialista para que os ayude con vuestro caso. Él encontrará la mejor solución para vuestro problema y os ayudará de la mejor manera.